Juanjo Coello

Software Developer & Perpetual Wannabe
I tweet stuff at @jjcoellov

Un carnaval diferente: Los Indianos en La Palma

Isla de la Palma, Canary Islands 1992

Image by pizzodisevo via Flickr

Se acaban los carnavales de este 2009. Aún cuando queda todavía el sábado de piñata, uno de los días más fuertes a la hora de salir a la calle, estas fiestas ya están dando sus últimos coletazos. Como bien es sabido, Tenerife tiene el orgullo de contar con uno de los Carnavales más grandes del mundo. A pesar de no contar con la aparente pomposidad de Río de Janeiro o Sao Paulo, ni la elegancia de Venecia con sus máscaras (impresiones personales de lo que he visto en las noticias y en fotos), tiene a su favor el carnaval de la calle, esa masa de seres humanos disfrazados que toma cada centímetro del centro de Santa Cruz para pasarlo en grande, sin más preocupaciones que la de perder la guagua de vuelta (y ni eso). Pues bien, con todo, este año he cambiado mi destino y he pasado unos días en otro tipo de celebración, famosa en las Islas Canarias pero menos conocida a nivel mundial, que son Los Indianos, en la Isla de La Palma.

Además de ser la primera vez que visitaba la isla (ya van seis de siete; Lanzarote aún se me resiste), sabía muy poco sobre los indianos. Básicamente había oído que la gente iba por las calles de Santa Cruz de La Palma, vestida de blanco y lanzándose polvos talco los unos a los otros, disfrutando sanamente de la fiesta. En realidad es eso, y más.

Los Indianos se remontan, según lo que he leído,  a una tradición del siglo XIX, cuando los emigrantes palmeros volvían cada cinco años a La Palma provenientes de Cuba, destino preferido de aquellos que decidían probar fortuna cruzando el charco (cinco años, al parecer, por el período de tiempo que transcurre para celebrar la Bajada de la Virgen, la otra gran fiesta de la isla). Estos “nuevos ricos”, volvían haciendo gala de su recién adquirida fortuna, siendo recibidos irónicamente por todos aquellos campesinos que se quedaron. No se tiene muy claro el porqué de los polvos talcos; se comenta que un cargamento de harina quedó desparramado en los muelles de la ciudad por un barco que encalló, siendo aprovechado por la gente para jugar con él, aprovechando el Carnaval. Estuvieron prohibidos unos cuantos años hasta que en la década de los sesenta del siglo pasado se recuperó la tradición.

Bien, una de las cosas que aprendí al haber asistido y haberlos vivido fue el uso de disfraces pomposos que luce la gente por la calle, imitando a esos emigrantes ricachones. Doñas emperifolladas, tanto en ropa como en joyas. Caballeros con su sombrero de Panamá, bigote recortado y bastón lustrado, arrojando dinero por la calle cuales Rockefeller despreocupados. Negras Tomasa, con el cuerpo exuberante de las mulatas caribeñas y su pañuelo en la cabeza. Disfraces típicos el carnaval palmeros, algunos tan trabajados que casi da pena tirarles talco.

Las calles se llenan a más no poder, sobre todo la Calle Real, la principal de la ciudad. A las cuatro de la tarde el ayuntamiento hace una repartición de botes con talco, para la gente perdida como yo que no lleva su aprovisionamiento propio. A esa hora las calles ya están empolvadas por los más madrugadores, que a las doce del mediodía ya están en las esquinas pasándoselo en grande. Hay artilugios más eficientes para lanzar el talco: desde cañones descomunales, hasta máquinas sulfatadores llenas hasta rebosar. Cada año que pasa más forasteros (como yo) asisten al Carnaval de La Palma (no se encuentra pasaje los días anteriores en ningún barco, y la parranda empieza dentro de ellos). Primero por ser diferente, y segundo, y probablemente más importante, por el buen rollo que se respira en la calle. Ni un problema, ni una discusión, nada. A pesar de la masificación todo el mundo va a su onda, haciendo lo más importante de todo, divertirse.

Además de los indianos se celebran guerras de batucadas y otros actos, de forma similar a Tenerife pero en escala mucho menor. El resto de los días que pasé por la Isla los aproveché para hacer algo de turismo, aunque muy poco debido a la falta de tiempo. Sin duda, creo que me voy a afincar en La Palma los lunes de Carnaval. Recomendaciones: gafas (de sol o de submarinismo, o las que sean), bebida tapada (los vasos de McDonalds son perfectos) y todo tipo de objetos de los que estén concienciados que se pueden perder o estropear por el talco: cámaras, móviles, las propias gafas, etc.

Nada más. En el 2010, espero verlos en La Palma ;-)

Nota 1: en el blog The Big Pictures (uno de las páginas con las series fotográficas más impresionantes del mundo) han hecho una selección de las mejores imágenes de estos Carnavales 2009, en una de las cuales aparece la flamante nueva reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, Ana María Tavarez. (Visto en ALT1040)

Nota 2: He añadido algunas fotos a un Album en Picasa. Conforme encuentre más, las voy añadiendo.

Reblog this post [with Zemanta]